respiración Pilates

Tener una buena respiración a la hora de realizar Pilates o cualquier actividad física es fundamental. Respiración y Pilates van muy ligados.

El Pilates fue concebido principalmente para fortalecer los músculos de nuestro cuerpo.  De igual forma, es una actividad que permite que todo nuestro organismo esté en consonancia y por ende la mente se tranquilice. Es ideal para personas que están combatiendo una depresión o con cuadros de ansiedad, porque sus movimientos están siempre acompañados de unas respiraciones especiales.

No creas que los movimientos del Pilates solamente consisten en meros procedimientos mecánicos que sirven para tonificar. Detrás de cada movimiento se oculta una fuente de energía que se puede multiplicar en nuestro organismo por medio de la respiración. Hay muchas técnicas de para hacer los ejercicios y oxigenar al máximo a nuestro cuerpo.

5 cosas que no sabías sobre la respiración en Pilates.

Para hacer Pilates es necesario tener un espacio tranquilo

Muchas personas suelen hacer Pilates por un problema de socialización. Acuden a los gimnasios para poder conocer otras personas y así sentirse acompañados en la actividad. Sin embargo, otras buscan la soledad y el silencio para realizar esta actividad, puesto que les permite tener mayor paz mental y además pueden concentrarse en la respiración con mayor efectividad. Para empezar Pilates solamente necesitarás un rincón de tu casa, ropa cómoda y una esterilla.

Hay varias técnicas de respiración y no solo una

La mayoría de personas están acostumbradas a un solo tipo de respiración cuando están haciendo los ejercicios de Pilates. Sin embargo, hay varias técnicas asociadas a esta disciplina y no solamente existe un tipo de respiración. Al principio, las sesiones se concentran meramente en los movimientos, para que los principiantes puedan ver un poco más de qué se trata. Sin embargo, al cabo de la tercera sesión se comienza a “aprender a respirar”.

Muchos podrían considerarlo como algo ridículo puesto que el ser humano respira de forma natural o de lo contrario no podría vivir por más de dos minutos. Sin embargo, es necesario tomar consciencia de cómo estamos oxigenando nuestro cuerpo para que el organismo funcione correctamente. En Pilates se busca que la respiración integre por completo el movimiento.

No hay malos respiradores

Podría considerarse entonces que si se necesita “aprender a respirar”, hay malos alumnos que “no saben hacerlo”. Sin embargo, expertos en la materia señalan que en la respiración pilates, no hay malos respiradores, solo aquellos que lo hacen de forma inconsciente. Por ende, mientras más inconsciencia tengas en la respiración, más azaroso será tu movimiento. Busca en todo momento pensar cómo estás llevando aire a tus pulmones y automáticamente empezarás a respirar mejor.

Lo importante es respirar de forma natural y en función del movimiento

Lo importante de la respiración Pilates es que cada movimiento sea hecho a consciencia en función de la respiración. Por ejemplo, si estamos liberando energía llevando nuestros brazos extendidos hacia adelante, lo lógico es que cuando estos vayan hacia esa dirección, el cuerpo exhale con cierto ímpetu. Debemos analizar las posiciones y movimientos que se vayan realizando en la sesión para poder incorporar la respiración adecuada en función a estos.

Ciertos movimientos requieren de una respiración más fuerte

En Pilates, como en cualquier otra actividad física, no se puede respirar de la misma manera todo el tiempo. Hay algunos ejercicios que suelen exigir respiraciones más fuertes para poderlos llevar a cabo con mayor efectividad. También debes preguntarte si la respiración que estás haciendo en ese momento ayuda al movimiento o se interpone en su camino.

Un enfoque excesivo en la respiración puede resultar negativo

Como cualquier exceso, si nos concentramos exclusivamente en la respiración Pilates y no en los movimientos, entonces no encontraremos un equilibrio. Las posturas pueden descuidarse y además puede haber incomodidad o demasiado esfuerzo. El equilibrio entre la respiración consciente y la natural, es lo más adecuado.