Pilates en Suelo

La ejecución de movimientos de pilates en el suelo es algo muy habitual en esta categoría de entrenamiento, pues son movimientos que pueden hacerse en casa y no es necesario contar con un nivel avanzado para ello.

El método pilates puede practicarse con pelotas, con máquinas, con aros y con hamacas. Sin embargo, la forma más tradicional y sencilla es haciendo una serie de movimientos utilizando el piso como apoyo.

Pilates en suelo

Características del pilates en suelo

Los ejercicios pilates que se llevan a cabo en el suelo tienen una serie de características como:

  • Se hacen sobre una colchoneta, esterilla o manta que no debe ser muy alta pero sí contar con el grosor necesario para evitar dolores de espalda o cadera.
  • Son ejercicios en los que se aplican técnicas específicas para mejorar la postura de los hombros, conservar el equilibrio en la pelvis, mejorar la respiración, el funcionamiento de la médula y la columna vertebral.
  • La respiración se hace inhalando el aire por la nariz y la exhalación por la boca.
  • Su efectividad se basa en la conexión y armonía perfecta entre el cuerpo y la mente, así como el control de las extremidades y la faja abdominal.
  • Todos los ejercicios incitan a la liberación de endorfinas, por lo que ayudan a mantener un estado de ánimo positivo y sereno.
  • Es una práctica ideal para principiantes de cualquier edad, quienes van progresando paulatinamente a medida que van haciendo los ejercicios.

Beneficios de los pilates en el suelo

Hacer los pilates en el suelo proporciona una gran cantidad de beneficios para el cuerpo, entre los que destacan:

  • Incrementa los niveles energéticos.
  • Ayuda a tonificar todos los músculos.
  • Es ideal para aliviar las molestias y dolores en la espalda.
  • Es un mecanismo idóneo para quemar las calorías acumuladas.
  • Representa una alternativa bastante factible para bajar de peso.
  • La postura corporal mejora con estos ejercicios.
  • Incrementa la autoestima y mejora el estado de ánimo del practicante.
  • Previene el desarrollo de dolencias y lesiones de índole ósea y muscular.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunológico.
  • Aumenta la flexibilidad y mejora la movilidad de los músculos.
  • Evita el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Dos movimientos de pilates en el suelo

La práctica de los pilates en el suelo tiene como función principal ayudar a estirar y tonificar mejor los músculos y corregir la postura. Por tanto, los ejercicios más sencillos de en esta categoría son:

El nadador

Se lleva a cabo acostándose boca abajo, levantando el brazo izquierdo y la pierna derecha al mismo tiempo. También se eleva la cabeza mientras la vista se conserva hacia el suelo. Se mueven ambas piernas de arriba hacia abajo mientras los brazos se suben y se bajan. Diez repeticiones se deben realizar en dos series.

El provocador

Es bastante sencillo, basta con acostarse boca arriba y estirar los brazos para atrás y sobre la cabeza. Alzar ambas piernas a unos 45 grados mientras la columna está pegada al suelo, luego se levanta la cabeza para acercar el mentón al pecho, encorvando la columna hacia adelante. Allí se mantiene el equilibrio sobre la cadera.