Pilates y embarazo

A la mayoría de las mujeres embarazadas los médicos les recomiendan realizar ejercicios de bajo impacto, por los beneficios que aportan tanto para ellas como para el bebé. Pilates para embarazadas. Una de esas opciones más atractivas es la práctica del método pilates.

Hacer pilates durante la gestación es algo que depende directamente de la condición física en la que se encuentra la mujer. Por tanto, el médico tratante es quien puede determinar si es recomendable o no su aplicación.

Pilates para embarazadas

Beneficios de los pilates en las embarazadas

Practicar con frecuencia ejercicios pilates durante el embarazo puede ser beneficioso para la madre y el bebé, en vista de que proporciona algunas ventajas como las siguientes:

  • Sirve de preparación física antes del parto. Es decir, ayuda a fortalecer el cuerpo para soportar todo el proceso del alumbramiento. Además, los ejercicios de respiración permiten controlar mejor la reacción frente a las contracciones.
  • Evita el desarrollo de insomnio durante el embarazo.
  • Pueden realizarse en casa sin necesidad de acudir a un lugar específico para ello.
  • Ayuda a incrementar el nivel de flexibilidad corporal. Esto ayuda mucho al proceso de dilatación durante el parto.
  • Previene los dolores de espalda, la aparición de várices y las hemorroides.
  • Permite tonificar el cuerpo, al tiempo que incrementa el nivel de autoestima de la mujer.
  • Mejora el estado de ánimo y fortalece el sistema inmunológico, evitando el desarrollo de enfermedades virales o infecciosas.

Recomendaciones para hacer pilates durante el embarazo

Algunos expertos en la materia suelen variar las recomendaciones a la hora de hacer pilates durante el embarazo. Sin embargo, entre las más comunes se encuentran:

Los ejercicios pueden practicarse a partir del primer mes de embarazo hasta el día del parto, siempre que el médico lo autorice.

Es importante hacer bien cada ejercicio para aprovechar al máximo sus beneficios.

Debe practicarse entre dos y tres veces por semana, tanto para principiantes como para mujeres en nivel avanzado.

Durante los primeros tres meses de gestación los pilates deben hacerse durante 20 minutos como máximo. A medida que avanza el embarazo puede alargarse a unos 45 o 60 minutos.

¿Que embarazadas no deben practicar pilates?

No todas las mujeres embarazadas pueden gozar de los beneficios de practicar pilates, pues todo depende de su condición física. Por lo general no se recomienda esta práctica a chicas en estas situaciones:

  • Cuando la mujer padece de hipertensión arterial.
  • En los casos en que el embarazo se considera de alto riesgo.
  • Si se produce alguna rotura de membranas.
  • Si se presenta un retraso en el crecimiento intrauterino.

No todos los ejercicios de pilates están recomendados para ejecutar durante la gestación, pues aquellos que exigen compresión abdominal pueden provocar molestias en la mujer o en el bebé.

Aquellas chicas que tienen dudas al respecto, pueden acudir a un centro especializado en el que imparte clases de pilates para embarazadas, donde un experto proporciona la asesoría necesaria para garantizar el bienestar y buena salud de la madre y su niño. Antes de ello lo mejor es preguntar al médico su opinión al respecto.