Pilates Terapeúticos

Dentro de los ejercicios pilates existe un método ideal para combatir y prevenir algunas dolencias o molestias corporales, conocido como Pilates Terapéutico, una práctica ideal para corregir algunas posturas y mejorar la salud a escala muscular y ósea.

Este método pilates no puede ser ejecutado en casa, en vista de que requiere la asesoría de un fisioterapeuta e instructor, quien elabora un programa de ejercicios determinados para cada caso. La supervisión de esta persona es elemental para garantizar la ejecución correcta de cada movimiento y sin riesgos.

Pilates TerapeúticosPilates Terapeúticos

¿Por qué realizar el pilates terapéutico?

Practicar pilates terapéutico es una de las mejores decisiones que puede tomar una persona cuya condición física le exige cumplir con un programa de rehabilitación específico. Las razones de ello son:

  1. Combate y alivia enfermedades

Representa un alivio al dolor de espalda y las articulaciones. Además, previene y combate una serie de patologías musculares y esqueléticas como la lumbalgia y la artrosis.

También ayuda a funcionar mejor el sistema circulatorio y respiratorio, evitando el desarrollo de enfermedades coronarias y respiratorias.

  1. Mejora la flexibilidad

Incrementa el nivel de flexibilidad del cuerpo, sin forzarlo a mover cargas pesadas y sin representar riesgos para los tendones, los ligamentos o las articulaciones. Por tanto, evita y combate la rigidez del cuerpo.

  1. Fortalece el cuerpo

Ayuda a fortalecer y tonificar los músculos del cuerpo, favoreciendo así el movimiento equilibrado de éste. Incluso es ideal para recuperar la condición física y resistencia corporal después de un embarazo.

  1. Mejora el estado de ánimo

Es una práctica ideal para reducir los niveles de estrés y mejorar el estado de ánimo. También ayuda a corregir las posturas por medio del estiramiento de los músculos acortados y el fortalecimiento de los de bajo tono.

  1. Mejora el equilibrio corporal

Optimiza considerablemente la estabilidad del cuerpo, evitando el riesgo de caídas por desequilibrio. Además, como se combinan los ejercicios físicos con la respiración, produce una mejora en la coordinación corporal.

Diferencia entre los pilates tradicionales y los terapéuticos

La principal diferencia entre los pilates normales y los terapéuticos es que los primeros pueden ser practicados por cualquier persona, mientras que los segundos se especifican en un programa ideado especialmente para lograr la recuperación o rehabilitación de una persona con dolencias o patologías.

Es decir, los pilates terapéuticos responden a las necesidades físicas de una persona, mientras que los tradicionales pueden ser ejecutados por principiantes o personas con un nivel avanzado.

Otra diferencia en este tipo de ejercicios radica en el hecho de que el objetivo de los tradicionales se enfoca en el fortalecimiento de los músculos, el incremento de la flexibilidad, la coordinación y equilibrio.

Por su parte, los pilates terapéuticos tienen como finalidad la ejecución de movimientos sin dolor, educar de nuevo el cuerpo ante una condición específica, rehabilitar alguna zona que ha sufrido una lesión y prevenir una recaída de ésta.

Esto quiere decir que cualquier práctica de pilates resulta muy beneficiosa para el cuerpo, ya sea con fines terapéuticos o de conservación del cuerpo.